jueves, 5 de febrero de 2009

ALGAS NADA MAS: OTRA MENTIRA DE LOS DELINCUENTES ASAMBLEISTAS DE GUALEGUAYCHU


DyN - 20:18

ANIBAL FERNANDEZ CONFIRMO QUE LA MANCHA ERA "UNA FLORACION DE MICROALGAS" Y NO PASTA CELULOSA


BUENOS AIRES, feb 05 (DyN) - El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, afirmó hoy que la mancha que fue hallada frente a Gualeguaychú es "una floración de microalgas verdes", según los análisis arrojados por los laboratorios.
"No se encontraron restos de pasta celulosa", afirmó Fernández durante una rueda de prensa en la Casa Rosada, tras lo cual confirmó la "presencia de una floracion de microalgas verdes"aunque aclaró que "estamos determinando la concentración de toxina".

Luego, al referirse a los cortes de rutas en Entre Ríos, Fernández señaló que "nosotros nunca estuvimos de acuerdo con los cortes ni en Gualeguaychu ni en ningun lugar del país".

LO QUE NO ACLARA ESTE CABLE ES QUE EL MINISTRO FERNANDEZ ATRIBUYO LA PROLIFERACION DE ESTAS ALGAS A LOS AGROQUIMICOS, QUE USAN LOS SOJEROS, PREDOMINANTEMENTE. ES DECIR, MIENTRAS ESTA ENTIDAD TERRORISTA Y MENTIROSA COMO LA ASAMBLEA SOJERA DE GUALEGUAYCHU Y SUS ACOLITOS CHUPAMEDIAS (JUAN JOSE BAHILLO, JORGE BUSTI ETC.) DESEAN CON PERVERSION VER CONTAMINACION QUE LE PUEDAN ATRIBUIR A BOTNIA, EL VENENO Y LA CONTAMINACION SE ENCUENTRA A SUS ESPALDAS, EN LOS CAMPOS SOJEROS DE ENTRE RIOS.
YA LO DIJIMOS EN OTROS POSTS: COLGAR A ESTA GENTE ES POCO. EL DAÑO QUE LE HACEN A LA REGION Y A LAS RELACIONES FRATERNALES ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY ES OBSCENO E IMPERDONABLE. PERO TARDE O TEMPRANO LA REGION SE VA A COBRAR EL DAÑO CAUSADO POR ESTOS PUTRIDOS SERES, MENTIROSOS DE CUARTA, QUE LLENAN DE VERGUENZA A NUESTRO PAIS.

38 comentarios:

Uno mas del monton dijo...

Iba a hacer un bruto comentario pero me di cuenta que no me ibas a llevar el apunte xD-

Tan solo te pregunto
¿Quien castiga los delitos contra el medio ambiente o contra la salud de poblaciones enteras?

Puentes Libres dijo...

Qué pregunta... Mi respuesta sería la Justicia. Hacer una denuncia ante un tribunal, aportar pruebas y que la Justicia se expida. Eso pasó recientemente en el pueblo de Ituzaingó, Córdoba, con el tema de los agroquímicos de la soja. Eso sí,después de muchos casos de cáncer y muertos hasta ahora la justicia sólo prohibió que los agrogarcas siguieran fumigando al pueblo. En el caso de Gualeguaychú hay un juicio en La Haya, el tema es que todavía no existen indicios de contaminación. Eso sí, te puedo asegurar que mintiendo descaradamente, fomentando el odio entre vecinos y cortando un puente, no es una forma ni de luchar por el medio ambiente ni de castigar "supuestos" delitos contra este. Las pruebas y los hechos están a la vista de todos. En este caso, estos delincuentes asambleístas castigan a argentinos y uruguayos por una contaminación que no existe como tal, a Botnia no.
Demás está decir que toda actividad humana influye en el medio ambiente (andá a ver la mugre del carnaval en Gualeguaychú) pero nadie tiene el derecho de condenar al vecino a que no progrese para tener al medio ambiente virgen de toda contaminación.
Salu2

Uno mas del monton dijo...

Creo que tenes una postura demaciado radical... no pensas que la pastera va a contaminar y mucho? que no este dmostrado no importa, eso lo arreglan las empresas,lo que ocurre es que ahora la gente se pregunta el progreso a custa de que
No tengo una postura definida del tema, te dejo unos videitos que vi buscando solo la palab ra botnia
http://www.metacafe.com/watch/1155592//

http://www.metacafe.com/watch/1522923//

Una nota interesante:
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1094377

Salu2

Puentes Libres dijo...

Bueno... que algo no esté demostrado no importa? Entonces nada importa... De los videos vi solo el primero y aguanté hasta el minuto treinta. Por qué esa voz con tanto sonido a sintetizador??? Era un video pero las imágenes no se movían... No pueden hacer algo mejor como mostrar un lugar contaminado o un pez muerto aunque sea? Hay que mejorar...
La nota de La Nacion es clara, trata sobre la resolución de conflictos pero no está bien encarada. Culpa al gobierno que no cede frente a ambientalistas que no ceden. El Gobierno a mi parecer cedió mucho: su poder institucional, la vigencia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Código Penal y la Constitución Argentina. Le falta mimarlos.
Estos piqueteros de Gualeguaychú quieren la contaminación ambiental de Botnia, la ansian y la desean. Es el justificativo de sus miserables vidas. Eso sí, no les importa la contaminación que ellos mismos provocan con sus campos de soja y los agroquímicos que YA enferman a la gente, que YA mataron miles de aves, que YA alimentaron a las algas del río... POR ESO, COLGARLOS ES POCO. Hipócritas, sinverguenzas, militantes del odio, y mentirosos

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA


Estuvieron Nalbandián y la Hiena Barrios, entre otros La fiesta fue completa en el Carnaval de Gualeguaychú: hubo más de 32.000 personas, brillaron las tres comparsas y la gente lo disfrutó como nuncaFue “la noche” de la edición 2009 del Carnaval del país. Hubo récord de público –con más de 32.000 espectadores, por lo cual hubo que cerrar la venta de entradas poco después de las 22–; fue la mejor noche de las tres comparsas; hubo invitados especiales, como David Nalbandián y el boxeador Hiena Barrios y la gente no se movió hasta el minuto final de esta primera velada carnavalera de febrero en Gualeguaychú, cerca de las 4.30 de la madrugada del domingo. Entre otros, y mezclado con el público en la platea, estuvo el vicegobernador Eduardo José Lauritto, un fans de la fiesta carnestolenda.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

Anónimo dijo...

EMBAJADOR RAÚL ESTRADA OYUELA
Deben ser “algas albinas”

El prestigioso diplomático especializado en medio ambiente, concedió una entrevista a Radio Cero. Dijo cómo deben ser los parámetros de la contaminación, habló tratados, organismos y normas; se refirió a Botnia y contó por qué se fue. Audio con declaraciones de Estrada Oyuela a Radio Cero.o


radio cero 104.1 FM Estrada Oyuela: “Que haya algas, es materia de preocupación”

Esto nos dijo:


¿Usted cree que los gualeguaychuenses estamos defendiendo una causa justa?.

No tengo la menor duda de que lo es, porque lo que está pasando en Gualeguaychú lleva a producir un daño ambiental de difícil recuperación.

Nos llama la atención cómo el INTI dice una cosa y la Cancillería con una causa en La Haya sostiene otra. No hay organicidad en la posición argentina. ¿Usted cómo lo ve a eso?

Creo que el presidente del INTI se expresó inadecuadamente y en principio, “quedó pegado”. Luego en la carta que mandó a vuestro diario, dice que él no ha dicho jamás que la planta no contamina; que lo que dijo, es que la alteración que hay en el agua, todavía le parece a él que es aceptable. Ya hay un índice de que no es aceptable. Hay una cuestión semántica; yo fui periodista 9 años antes de entrar al servicio exterior. Pero es algo que como periodistas nos interesa: una cosa es descargar sustancias contaminantes en el medio receptor, como el Río Uruguay y otra cosa es decir que ese medio receptor se ha contaminado. Si usted descargara estos contaminantes en la isla de la Asención en el medio del Atlántico usted no contamina ese océano. Ahora, como los están descargando en un río que no es grande y que para peor, tiene menos caudal los últimos años; no he visto en la última semana, pero estaba en 2300- 2200 metros cúbicos por segundo en diciembre y enero. O sea, que no tiene ni siquiera los 4 mil metros cúbicos por segundo que tomaba en cuenta el proyecto Botnia. Esa descarga masiva de contaminantes, contamina el agua. Usted tiene las dos cosas: descarga de contaminantes y alteración de las condiciones del agua. El informe del INTI, en realidad muestra cifras que en algunos casos se cuadruplican, de elementos contaminantes a la altura de Gualeguaychú. De modo que no se puede decir que no sea contaminante: el agua ahí está contaminada. El informe del INTI omite un tema fundamental que es medir el oxígeno disuelto en el agua ¿por qué lo omite? Porque el INTI no tiene gimnasia en medir agua. Lo que mide son descargas de efluentes contaminantes industriales. Entonces, cuando tiene una descarga de un efluente contaminante lo que tiene que medir es la demanda química de oxígeno. Y es lo que dice que va a medir. Pero en el agua, cuando usted está en el río, no se trata de medir la demanda de oxígeno, sino de medir cuanto oxígeno le dejó la demanda que tiró el contaminante.

Si. La relación entre el producto químico y el agua. Esta es la clave.

Claro porque no están midiendo en el vertedero, se está midiendo del otro lado de la frontera. Está midiendo del lado argentino ahí lo que tenía que demandarse de oxígeno ya de demandó. Tiene que saber cuánto oxígeno le quedó y este es un fenómeno que ocurre. La descargas de contaminantes de esta naturaleza en el golfo de Finlandia, en el mar Báltico, ha reducido a la mitad el oxígeno disuelto en ese mar. Hoy es difícil comer pescados del Báltico, porque tienen deformaciones y tiene cargas genéticas derivadas de estos contaminantes.

¿No es posible que los técnicos no tengan sentido común y no analicen por qué falta eso en los análisis?

Bueno yo no sé. El INTI tiene excelentes técnicos. Lo que quiero decir, es que en el período que yo tuve intervención, desde el comienzo consultamos sobre el INTI. Y toda la gestión la hicimos con la intención de aclarar las cosas con el Uruguay y fracasamos, tuvimos la presencia de dos excelentes técnicos del INTI que sostenían estas mismas cosas y nos acompañaron en la formación de esta posición. Por eso yo no entiendo por qué sale ahora esto. Y me parece que está un poco desorientado en la conducción del INTI sino tiene en cuenta a todo su personal.

¿Usted habló de la falta de oxígeno en el agua esto puede estar vinculado al tema de la proliferación de algas?

Bueno, eso lo agrava. Las algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes en el agua. El río Uruguay ya viene con exceso de nutrientes. Yo recuerdo cuando tenía 15 años, iba a un pueblo que quedó tapado por el Salto Grande. Y andábamos en bote por un río transparente. Esto ya no es así y Salto Grande hoy tiene algas. Es por el uso intensivo de agroquímicos. Por descargas de las municipalidades sin cuidados, que están añadiendo nutrientes al río Uruguay y cuando se empezó a considerar el impacto de estos proyectos de celulosa, un punto que salió sin duda, fue que el río Uruguay no aceptaba un gramo más de nutrientes por la masa de algas, es inaceptable. Esto no sólo lo dijo Argentina. Si usted lee los informes de la DINAMA, dicen exactamente lo mismo: que no se puede descargar más nutrientes. Sin embargo, se les otorgó el permiso y están descargando nutrientes. Y hoy usted tiene las algas. Que, entre otros efectos, van a terminar de reducir la cantidad de oxígeno. Producen “una tapa” digamos, encima del río que impide que entre el sol al lecho del río e impide que se produzca la fotosíntesis, que naturalmente se produce en el río con los vegetales de la biota del río. Entonces hay menos generación de oxígeno. Y se convierte en un círculo vicioso.

Es decir que ya antes de que se le diera a Botnia la autorización para operar este sistema ya era frágil.

Eso está dicho por las autoridades uruguayas. Por las autoridades argentinas y por la CARU. Fíjese que el 28 de enero último hubo un comunicado del Ministerio de Salud y A. Social de Entre Ríos que alerta a la población sobre las algas. Hace diez días la CARU plantea el problema y el Ministerio de Salud y Acción Social lo vuelca en un comunicado del 28 de enero que dice: “cuidado con las algas”. Y ahí participa la señora Martha Petroccelli que es la Jefa de la Delegación Uruguaya y el ingeniero Hernán Orduna que ustedes conocen como yo; Jefe de la Delegación Argentina ante la CARU. Después que la Jefa de la Delegación Uruguaya dijo: “cuidado con las algas”, salió una autoridad uruguaya diciendo: “no, no se preocupen, son solamente algas”. O una autoridad argentina, como el caso de anoche: “son alguitas” ¡Por favor!

Es decir que la proliferación de algas es síntoma de que el río está enfermo.

Efectivamente, y hay una manera poética de decirlo: “El río nos cuida y nos avisa. Hay que saber comprenderlo”. Ese es el título del comunicado donde alertan por la aparición de algas.

Y estas algas aparecieron ahora justo en la zona frente al puerto de Botnia, no vinieron de río arriba

No, las algas no pasan por turbinas de Salto Grande lo que si pasa son los nutrientes. Pero yo tengo gente de Gualeguaychú que desde el 15 de enero están mandándome fotos del río, donde se nota una presencia muy grande de algas. No son fotografías como para hacer un juicio porque son fotos de aficionados que se sorprenden por lo que pasa. Pero la gente ya estaba viendo que había algas. Ahora a eso se le suma el vuelco del otro día y entonces es lógico que haya más alarma.

¿Y por qué pueden haber proliferado al punto de ser tan amplia la mancha?

Mire, las algas proliferan en circunstancias que tienen que ver con la temperatura. Sin duda, ha hecho calor. Con la relación a la cantidad de nutrientes y el volumen de agua, el río ha estado bajo todo este tiempo con poca corriente. Si usted tiene una corriente muy fuerte, no se producen algas. Pero el río Uruguay no tiene eso. Es un río de llanura, no tiene la correntada muy fuerte y al contrario, es un río con muchos reflujos.

Eso fue lo que ocurrió en estos días

Claro, ustedes ven que aparece la mancha 5 Km arriba de Botnia. Porque el río suele correr también aguas arriba.

¿Por qué razón el caño por el cual salen los efluentes de Botnia es subacuático. ¿Hay alguna razón técnica para que no pueda estar a la vista y facilitar los análisis?

Esa es la forma habitual de los difusores. Se hacen efectivamente caños que están sumergidos o sobre el suelo, el lecho del río. Y después tienen cañitos o agujeritos que van dispersando para que no haya ni un solo punto en toda la descarga. En este momento hay un proyecto para hacer ese tipo de emisores acá sobre el río de la Plata. Y lo que pasa es que hay que medir el efluente antes de que entre al caño. Y eso es lo que no hace el Uruguay. Fíjese que con el sistema de monitoreo de la planta que tiene acordado el Uruguay -la autoridad uruguaya- con Botnia. Todo lo que es dentro de la planta lo controla Botnia. Entonces Botnia con sus supervisores y sus operarios controla los procesos y el Uruguay solamente controla una vez que esto ha salido. En realidad, lo que usted dice es correcto: debería controlarse la calidad del efluente en el momento del vertedero. O sea, antes que entre al caño, que es el emisor y controlarlo en tiempo real el efluente en el vertedero. Así, en el momento en que se detecta alguna irregularidad, ese efluente debe ser desviado a una pileta de tratamiento y no volcado al río.

Comprendo que usted es un hombre hecho en la diplomática y talvez le sorprenda si le hago una pregunta despojada de la mesura de ese lenguaje. A usted ¿por qué “lo fueron”?

Mire, yo dije con claridad un día en una reunión con periodistas que no tenemos política ambiental. Y esto no es novedad. En realidad, yo lo dije el 21 de septiembre del 2007 y el 30 de abril del 2007 lo había dicho la persona que en ese momento era la Secretaria de Ambiente la Dra. Picolotti. Pero cuando yo lo dije, a alguno le cayó peor que en otras ocasiones. Y entonces le dieron una instrucción al canciller -que es mi amigo- para que yo o me rectificara o me sacaban de mi puesto. Y yo soy viejo para andar macaneando las cosas: las digo y las sostengo. Entonces para sacarme, disolvieron el área en que estaba mi puesto. Yo era Representante Especial para Negociaciones Ambientales. Es grave, no porque me sacaran de mi puesto, sino porque hicieron como una “lobotomía”: me sacaron a mí, pero también a la gente que trabajaba conmigo. Entonces la cancillería que a través de los años había acumulado una buena memoria institucional sobre los temas ambientales, vio dispersar ese núcleo de mantenimiento de la memoria. Lo dispersó de golpe y no pudo contenerlo.

Los gualeguaychuenses vamos registrando toda esta línea histórica con sus hitos negativos y positivos. Y lo que pasó con usted, marcó un jalón negativo muy importante para nosotros.

Yo le agradezco. Por supuesto, no quiero decir que eso me dio una satisfacción, al contrario me causó pena. Yo seguí un año más en la cancillería en otro sector dedicado a estudios, el Centro de Economía Internacional donde trabajé en algunas cosas vinculadas al medio ambiente, publiqué algunas y después me jubilé. Pero mucha gente tuvo la sensación que usted describe. Y en cierta medida, fue como retirar de la cancillería esta capacidad que se había acumulado. No por mí, porque soy sucesor de varios colegas míos que trabajaron en esto desde el comienzo. Fíjese que los temas ambientales a la Argentina en gran medida nos llegan de afuera. Yo estaba en la Asamblea Gral. de las Nac. Unidas en el 1967 cuando se plantea el tema de la Conferencia de Estocolmo. Se empieza a preparar esto, que venía del Consejo Económico Social y en ese momento hubo un grupo de gente que se de la Cancillería que se avocó al tema. Fue el embajador Eduardo Bradley que es una excelente persona y trabajó mucho en eso, tanto en el Ecosfot como en la Asamblea General. Otro es el embajador Arnau que es colega mío en la Academia de Ciencias del Ambiente. Y le puedo hacer una lista de embajadores notables que han tenido competencias en temas ambientales. Esto permitió formar esta memoria que le digo en la Cancillería. El embajador Dumont, el embajador Keller Sarmiento. En fin hay una cantidad importante de gente que ha trabajado en esto. Y había una cultura de atender esta demanda externa por el medio ambiente. Y se trajo acá. En realidad, Argentina se organizó un poco precariamente en los años 70. Preparándose para la Conferencia de Estocolmo. Inclusive hay una política que se adopta el día antes de terminar el gobierno del general Lanusse política que nadie sigue ni conoce si quiera que se publicó en el B. Oficial pero nunca tuvo vigencia. Después viene un período en que Perón establece la Secretaría de Ambiente. Y la establece bien ubicada en el Ministerio de Economía. Yo no soy peronista, al contrario. Pero ese fue un acto inteligente porque el tema ambiental debe estar donde se maneja la producción y el consumo.

Uno se pregunta su no se actuó al revés, porque a un área que, en caso de no existir, habría que haberla creado, existiendo la desarman...

Como usted dice, ha ocurrido exactamente al revés. Nosotros tuvimos un ejercicio bilateral importante con Brasil sobre la utilización del río Paraná y ahí tuvimos todo el apoyo del Uruguay. Ahora el tema ambiental- internacional, está realmente descuidado. Nosotros por lo menos, no hemos asistido a la última reunión de la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio, hablando del tema del cambio climático donde fuimos elegidos. Entonces, a quien debía concurrir -la Dra Picolotti- de pronto le dijeron que se fuera y vino Bibiloni; el pobre tenía que ir a sentarse a la Junta Ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio. Le dijeron: no vaya. Es un tremendo error, porque es un organismo al que hay que asistir. Donde hay proyectos argentinos que interesan. Y proyectos que pueden ser mal orientados y que hay que tratar de evitar. Ejemplo de otros países. Está mal.

Extraigo de estas palabras una inquietud:¿ cuándo van a llegar los tiempos en que estemos manejados por estadistas sobre todo en puntos claves de los gobiernos de nuestro país.

Usted tiene razón, tenemos un déficit de estadistas muy grande.

Leyendo su carta llamó atención el concepto suyo “¿a quien se le puede ocurrir que hay que seguir midiendo acumulación de contaminación hasta que pueda decirse que el daño causado es grave e irreversible?”.

La evidencia la tiene con el desastre.

Llama la atención que el estatuto del Río Uruguay, tiene contemplado este punto.

Pero mire antes del estatuto del Río Uruguay está el Tratado de Límites para el Río Uruguay y antes que eso hay un instrumento bilateral firmado por los dos cancilleres el argentino y el uruguayo. Debe ser del año 72 del lado argentino firma José María De Pablo Pardo. No me acuerdo quien firmaba del lado uruguayo… es realmente una pieza importante sobre el uso del río y como debe conservarse. Desgraciadamente, no todo lo que estaba contemplado en el año 72 se mantiene cuando llega el momento de hacer el Estatuto del Río. Algunas cosas medio se diluyen. Pero en realidad en el Estatuto del Río usted tiene un ejemplo de cómo manejar un río entre dos países. Por eso es que la corte Internacional de Justicia en sendos autos interlocutorios, en las dos cuestiones que se plantearon una por Argentina y otra por Uruguay, insiste en la CARU, porque no pueden entender: “ustedes tienen este instrumento y tienen un órgano ¿por qué no se comportan como naciones civilizadas?

Este anuncio de que a priori son micro algas, es como que no hay ningún problema. Pero los conocedores del río nunca lo habían visto así ¿Nos tenemos que quedar tranquilos el hecho de que haya las microalgas allí enfrente?

Para nada: que haya algas, es materia de preocupación yo creo que lo decía hace un momento que el 28 de enero el Ministerio de Salud de la Provincia publicó una alerta sobre el crecimiento de las algas. Y donde dice cuales son los efectos de las algas. Y alerta a la gente que son tóxicas y que tengan cuidado. Eso lo han dicho los representantes de los dos gobiernos del uruguayo y el argentino. Y lo reproduce el comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Provincia. Ahora como puede salir una autoridad uruguaya después a decir: “miren son algas no importan”. Y mucho peor, una autoridad argentina: “no se preocupen que son algas, micro algas”. Pero ¿de que están hablando? No saben de qué están hablando. Y después sale a decir: “no hay hidrocarburo”. Eso de los hidrocarburos realmente es una consecuencia de un equipamiento que se incorporó a un laboratorio de análisis de la Universidad de La Plata, absolutamente desvinculado con los problemas que tiene el río Uruguay. Lo malo es que esa compra se hizo con la excusa del río Uruguay a propósito de una investigación del grupo que está en La Plata lo que es legítimo. Pero no tiene relación con el río Uruguay; el Uruguay no tiene problemas de hidrocarburos.

Usted sabía o tenía conocimiento de la existencia de microalgas blancas.
Deben ser albinas (risas) Acá yo no quiero hacerme eco de las conjeturas. Porque hay 50 conjeturas sobre cual puede haber sido el origen de esa mancha blanca. No es clara de huevo batido, no era merengue. Pero es probable que haya sido algún elemento químico que da esa coloración en determinadas circunstancias. La gente que maneja la industria de la celulosa, tiene varias ideas, pero son simplemente hipótesis que yo no voy a repetir acá para no crear más confusión. Lo que no tiene justificación, es que la ciudad de Gualeguaychú y la provincia de Entre Ríos no tengan un laboratorio dispuesto a tomar esas muestras y decir: el PH de esta agua tiene tales condiciones que puede dar una pista para investigar que es lo que hay y lo que hemos encontrado. A simple vista con un microscopio, son tales cosas. Las algas se ven con microscopio.

EL QUE TE COJE SIEMPRE dijo...

PUENTES LIBRES te rajaron de PANZA VERDE en http://celi1na.ning.com/ como a un perro.

Sos un nuevito que recién empezó y duraste menos que un pedo en un tarro. Pobre boludo!

Aparte la muchachada te tiene para el cachetazo, te dicen "doble capot" porque no se sabe si "vas o venís".

Bueno idiota, seguí escribiendo al pedo, seguro que sos paralítico o hemipléjico. aaaaajjjjjjaaaaaa

Uno mas del monton dijo...

bueno aca hay gente con bastantes problemas de conducta :S, primero el anonimo este que pone 45 mensajes iguales, la entrevista a Oyuela esta interesante, y despues "el que te coje" que debe ser el mismo anonimo..

Con respecto a tu comentario te digo esto, los productores de soja es terrible lo que hacen, eso es principalmente aporque creo que argentina nunca hizo ningun estudio de impacto ambiental de los super agroquimicos que matan todo y tampoco se cuestionó si la soja transgénica es buena o mala para la salud.. cosa que creo que pasa porque somos un país de cuarta que puede pasar cualquier cosa mientras genere plata. Ah y mi respuesta a tu comentario es esta:

Que los productores contaminen no quita ni justifica que Botnia contamine.

saludos espero una posición mas objetiva de tu parte

Puentes Libres dijo...

Sí, es el mismo anónimo!!! Es el pensamiento vivo de Gualeguaychú! Un viejito cobarde fan de la Dictadura y los represores...
Respondiendo a tu pregunta, que los agrogarcas contaminen no justifica que Botnia contamine. El tema es que Botnia no contamina, y si en algún momento lo hace lo repudiamos, pero tiene tanto derecho de estar ahí como Gualeguaychú de estar donde está. porque el pueblo uruguayo así lo eligió, y la planta está en su territorio. Pero de lo que podemos estar seguros es que estos energúmenos de Gualeguaychú que joden a toda la región menos a Botnia, no defienden el medio ambiente. Defienden sus mezquinos intereses solamente. Y apoyan a los golpistas, y se burlan de las instituciones de la democracia y de todo aquel que opine distinto. Botnia es su mejor excusa para todo. Políticos como Busti y Guastavino los convencieron de la contaminación para tapar su rotundo fracaso de que las inversiones millonarias terminaran del otro lado del río. Envidia, falta de escrúpulos, mentiras etc.

Anónimo dijo...

PUTOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

PUTOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

PUTOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

PUTOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

PUTOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

PUTOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

PUTOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

Buenas tardes, les dejo un link muy interesante referido a este lamentable conflicto....lean, esta muy interesante:
http://clubpoliticoargentino.blogspot.com/

Anónimo dijo...

amigo,vos mismo lo dijistes:en cordoba,después de muchos casos de cancer y muertos. lo ves, pensas igual que nosotros ¿queremos que en gualeguaychú pase lo mismo? no te das cuenta que en la haya ya está todo cocinado?

Puentes Libres dijo...

Anónimo del 6 de mayo a las 18:57, amigo las pelotas, no somos amigos de delincuentes que buscan excusas para seguir violando la ley. Lo de Córdoba es por el monocultivo de la soja, que en Entre Rios y Gualeguaychu tambien hace estragos, pero no, LOS HIJOS DE RE MIL PUTAS DE LA ASAMBLEA ASESINA DE GUALEGUAYCHU busca contaminación donde no la HAY... Tenemos que recordarte además que tu triste ciudad fue la que mas apoyo les dio a los sojeros en sus lock out y sus cortes de ruta desabastecedores??? Anda a mentir a otra parte, delincuente!!!!!!!!!!!! ASESINOS, COBARDES, SEDICIOSOS, GOLPISTAS, MENTIROSOS!!!!!!

cogepuenteslibres dijo...

por que estas tan enojado? sera que te hicieron quedar en tu casa en el verano?tendrias que haberte quedado en gchu, me avisabas y te conseguia un negro con una buena poronga para que te saque la calentura.. jajjjajjajjjaaaa.. PUUUTOOOO... como d´elia y todos los que te siguen(son pocos) y encima tu macho te engaña jua jua juaaaaaa jjjj (tengo una de 22 cm que te puede llegar a gustar) chau, un besito mi amor

Puentes Libres dijo...

Estamos muy enojados por un montón de cuestiones, pero sobre todo por el desprecio a la ley y a la vida de parte de ustedes, los piqueteros asesinos de Gualeguaychú. En todo este tiempo ustedes nos enseñaron a tenerles bronca, por demostrar ser unos seres despreciables, egoistas, mentirosos, imbéciles, patéticos, patoteros, nauseabundos y contaminantes. Ustedes son la peor contaminación y nosotros de verdad no queremos contaminación. QUEREMOS JUSTICIA... Y tarde o temprano la JUSTICIA llega...

¿Querés coger? No podés coger con un blog, ¿Por qué no te hacés la paja pensando en el "sensual" Alfredo El cerdo De Angeli?

Hasta siempre compañero, SIEMPRE TE RECORDAREMOS!!!

Néstor pide Juicio a las Juntas (1983)

CONTADOR DE VISITAS